Home
¿Quiénes Somos?
Primera Dispensación de la nueva era: Actividad "YO SOY"
Segunda Dispensación de la nueva era: Actividad "El Puente a la Libertad"
Ley Oculta y Ley Abierta
¿Canalizaciones Confiables?
La Enseñanza Original
Conceptos Fundamentales
Instrucción Primaria
La Creación
La Presencia "YO SOY"
"YO SOY" Palabras Poderosas
Lámina Presencia´"YO SOY"
Los Siete Cuerpos
Los Chakras
La Ley Cósmica
Los Siete Principios
La Historia de la Humanidad
La Jerarquía Espiritual
Gran Hermandad Blanca
El Tribunal Kármico
Vida y Reencarnación

Maestro Ascendido

El Reino Angélico
El Reino Elemental

Maestros Ascendidos, Seres Cósmico y Divinos

Los Siete Rayos
El Fuego Sagrado (Las Llamas)
La Aplicación Diaria
La Meditación
La Llama Violeta
El Tubo de Luz
Los Decretos
La Visualización
Llaves Tonales (Música)
Meditaciones Diarias
El Chela y El Sendero
Las Siete Iniciaciones
Código de Conducta de un Discípulo del Espíritu Santo
La Ascensión
Crisis Actual

Campos de Fuerza Magnética (Actividad Grupal)

La Respiración Rítmica
Servicio de Transmisión de la Llama
Templos y Retiros
El Servicio (La ley de la Vida)
La Precipitación
Biblioteca
Galerías
Audio y Video
Clases Presenciales
Novedades y Eventos
Sitios Web Recomendados
Donación Amorosa
Contacto
Miembros del Grupo
Comprar Libros
Grupo Serapis Bey
A.M.T.F
English (Original Teaching)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GRAN HERMANDAD BLANCA

Sanat Kumara

Después de la llegada de Sanat Kumara desde Venus, hubo que concebir medios y maneras mediante las cuales los habitantes de la Tierra fueran despertados a su propia responsabilidad en la creación de un aura de Luz alrededor de la Tierra, que fuera lo suficiente para hacerle frente a las exigencias de la Ley Cósmica y para permitirle a Sanat Kumara regresar a su estrella hogar, Venus. Sanat Kumara se preparó para este evento fundando la Gran Hermandad Blanca, la cual está compuesta de Seres Ascendidos que son todos especialistas en alguna línea de servicio espiritual y esfuerzo en particular. Los miembros de la Hermandad sólo viven para servir a Dios. Ellos han renunciado a servir en las Esferas de Belleza y Perfección, y han permanecido "prisioneros por amor" para asistir a la humanidad Combativa de la Tierra.

El servicio de esta Orden Espiritual es el de enseñar a los estudiantes interesados en la Ley Cósmica, cómo, con suficiente auto-aplicación, pueden lograr la Maestría y, finalmente, la Ascensión.

Como parte de esta meta, la Gran Hermandad Blanca se esfuerza en entrenar a instructores versados, para el desarrollo de la raza humana, y para mostrarle a cada individuo la ruta de vuelta al Padre Celestial. Al hacer esto, la Gran Hermandad Blanca está limitada por diversos factores:

1.— La ayuda a la humanidad debe ser autorizada y solicitada conscientemente.

2.— LA AYUDA ESTÁ SUJETA A LAS LEYES CÓSMICAS QUE SE APLICAN A ESTE PLANETA. Estas Leyes deben ser obedecidas; cualquier desvastación de éstas debe ser aprobada por el Tribunal Kármico. Se debe dar una muy buena razón para obtener una variante.

3.— Para alcanzar este propósito, a la Gran Hermandad Blanca se le ha  dado una Reserva Cósmica de Energía —como promedio una vez cada cien años. Esta Reserva se utiliza luego para contactar un individuo que actuará como Mensajero y, así, proveerá un puente del ámbito humano al Divino. El Mensajero llevará a la humanidad las actividades que se están dando en la Hermandad, y dará nuevas explicaciones y detalles adicionales de la Ley Cósmica.

Un Maestro dijo: “Sólo se Nos otorga cierta cantidad de Energía en un ciclo dado de tiempo para invertir en la evolución de la raza. De haber sido posible para Nosotros dirigir y expandir Nuestras energías a un grado ilimitado a través de la atmósfera de la Tierra, sin la cooperación y asistencia de la humanidad a ser beneficiada, hace mucho tiempo habríamos transferido la Octava Maestra Ascendida en y a través de la Tierra y nuestro trabajo habría sido completado. La gran Ley Cósmica impersonal exige un balance para esta inversión de energías espirituales en el alma creciente de la humanidad, a quienes Nos estamos esforzando por alcanzar mediante un esfuerzo específico. Si mostramos dicho balance, casi sin duda, la Ley nos da energías adicionales para adelantar Nuestra causa”.

Dadas estas severas restricciones, los miembros de la Gran Hermandad Blanca se llenan de alegría cuando detectan una buena respuesta, y que Sus esfuerzos han caído en tierra fértil. Un Maestro dijo que si se pudiera encontrar una docena de chelas comprometidos en un siglo, la Hermandad se consideraría realmente afortunada.

La Gran Hermandad Blanca no es una organización externa. Es sólo viviendo y expresando la perfección de los Ámbitos Celestiales en el plano físico, mediante la Auto-Corrección de las debilidades humanas, por la total adoración al Ser Divino dentro y realizando una cierta cantidad de servicio impersonal, que un individuo puede entrar en asociación con la Hermandad. La Hueste Ascendida dirige la atención del chela, pero depende del estudiante hacer las elecciones correctas. Ningún individuo jamás ha hecho la Ascensión sin la asistencia de un Maestro Ascendido.

"Metafisica: 21 Lecciones Esenciales" Vol.3, pag.1, por Werner Schroeder, Serapis Bey Editores S.A. Panamá

Malta

FUNDACIÓN DE LA GRAN HERMANDAD BLANCA
(Noviembre de 1952)

Cuando Sanat Kumara se ofreció a asumir el Cargo de Señor del Mundo, los Señores del Karma —quienes representan la Ley Cósmica que gobierna los asuntos del planeta Tierra y la evolución de la humanidad— le dieron la plena y absoluta autoridad sobre la vida y progreso de los hijos de los hombres.

Debido a que estos Señores de Amor habían ofrecido a la Ley Cósmica Sus propias auras de Luz para hacerle frente a los requerimientos de la Ley de que la Tierra contribuyera algo do Luz al sistema solar —o, de lo contrario, ser disuelta de la cadena— , se hizo inmediatamente evidente que era menester instaurar algún medio de entrenamiento para enseñarle a los hijos de los hombres cómo expandir su propia chispa de Divinidad; y, con el correr del tiempo, convertirse en Señores de la Llama e iluminar su planeta sin la ayuda de otras estrellas.

A fin de prepararse para este día, Sanat Kumara y su Concejo en Shamballa establecieron una gran Orden espiritual de Seres Divinos conocida como la Gran Hermandad Blanca, cuyos deberes y servicio era interesar, enseñar, guiar y proteger a los hijos de la Tierra, y eventualmente, atraerlos a la Hermandad y dejarlos asumir los cargos y responsabilidades originalmente ocupados por los seres voluntarios que vinieron desde mundos más evolucionados.

Mediante Su propio gran amor y radiación, esta Hermandad comenzó a despertar la Luz espiritual en las almas de algunos pocos miembros de la raza. Estos egos comenzaron a estremecerse en el sueño de su alma, y a responder a la Presencia y Llama del Amor de Sanat Kumara. De entre la gran masa de durmientes, comenzaron algunos a estirarse hacia arriba en conciencia, y los Maestros, alcanzando hacia abajo, efectuaron el primer encuentro entre la Tierra y el Cielo. Las primeras dos almas que de esta manera respondieron habrían de ser, en vidas mucho tiempo después, el Señor Gautama Buddha y el Señor Maitreya. Fueron ellos dos los primeros seres humanos que solicitaron admisión al Concejo de Shamballa, y que solicitaron entrenamiento y asistencia a fin de auto-prepararse para unirse a la gran obra de convertirse en portadores de la Luz para el mundo de los hombres.

GRAN REGOCIJO

¡Oh, cuan grande fue el regocijo en Shamballa cuando estos dos espíritus frescos y ansiosos, respondiendo a la Presencia de Amor, probaron que la Sabiduría y el sacrificio de los Señores de la Llama habían valido la pena, ya que de donde dos habían venido, seguramente vendrían más. Y así ha sido al punto que actualmente miles se han inscrito en la nómina del Concejo Cósmico, y los hijos de la Tierra han asumido gran parte de los cargos anteriormente ocupados por seres de otras esferas. Algún día, los mismísimos Ruinaras encontrarán que los hijos de la Tierra los han liberado de su exilio auto-asumido, y en el brillo de la Tierra podrán partir, tal cual vinieron, con amor dulce y paciente. Desde el momento en que el Señor Gautama Buddha y el Señor Maitreya se presentaron ante el gran Sanat Kumara —llamado "El Anciano de los Días" debido a la duración de Su servicio—hasta el momento en que pudieron asumir su cargo como Instructores Mundiales, centuria tras centuria de auto-disciplina, auto-negación y auto-maestría fueron escritas en el pergamino del tiempo, encarnando los hermanos una y otra vez, atravesando todas las experiencias que el Concejo Cósmico consideró instaurarían en sus almas la Fortaleza, la Constancia y el Amor requeridos para poder realizar su papel Cósmico con crédito, y con la certeza de la Victoria. Tal cual el mismo Señor Buddha tan bellamente escribió acerca de su largo y agotador sendero: «Son muchas las casas de vida que me han acogido — siempre buscando más arriba quién había traído sobre mí estas prisiones de los sentidos. ¡Dura fue mi lucha incesante! Pero ahora, oh, tú, constructor de este tabernáculo.... tú! ¡A ti yo te conozco! Nunca más volverás a construir estas paredes de dolor, ni ele varas ¡a casa del árbol de engaños, ni pondrás bandejas frescas en la arcilla. ¡Despedazada está tu casa, y partida la parhilera! El engaño lo construyó. Ahora te paso con segundad, para obtener la Liberación.

"Diario de El Puente a la Libertad - El Morya" Vol.1, cap.15, Serapis Bey Editores S.A. Panamá

Malta

TOTAL RENDICIÓN A LA GRAN HERMANDAD BLANCA

Se me ha solicitado hoy que mantenga "liviana" MÍ conferencia. Bien saben que presento la Ley muy bien, y a veces pareciera como si tengo que restringirme a la fuerza a fin de mantener "liviana" la instrucción. Verán, si nos metemos en una acción demasiado profun­da de la Ley, los estudiantes se ponen tan tensos y sobre-conscientes que con toda seguridad pensarán que son unos fracasados o que no están haciendo lo que deberían. Por esa razón, el Mahá Chohán me pidió hoy que mantuviera "liviana" la instrucción. Saben, cuando ustedes se unen a la Gran Hermandad Blanca, su nombre, sus sentimientos, su mente, TODO se va a esa Hermandad.

Luego, Nosotros trabajamos bajo las órdenes de nuestro nuevo Señor del Mundo, el amado Gautama (el anterior Buddha)... ¡y todo lo que El diga, se hace! Supongamos que Saint Germain desea que algo se haga. Bueno, eso se hace. Nos empeñamos por asistir a toda Presencia Maestra que esté presentando el servicio, y que la mayor Sabiduría de los que están por encima de Nosotros (en la Escalera de la Luz) saben que es para el mayor bien de todos. ¡Cuando la humanidad (y los estudiantes también) lleguen a tener el mismo respeto y cortesía por (y hacia) el uno por el otro, oh, qué felices estaremos! Me parece que Yo seré el Maestro más feliz en todo el cielo cuando ustedes hayan concluido sus experimentos con lo que ustedes denominan libertad personal y estén dispuestos entonces a saber LO QUE LA LIBERTAD REALMENTE ES.

Los chelas no son muy distintos a los caballos cuando están entrenando —¡por supuesto que no quiero decir en conciencia! Ustedes saben cómo el caballo "indómito" patea, se arroja y le encanta lo que el denomina libertad. ¡Corre por el campo con el viento fluyéndole por la crin, y es una criatura magnífica! Yo he visto a muchos especímenes de este tipo. Sin embargo, mucho más eficaz es el mismo caballo cuando ha sido entrenado para llevar freno y rienda, cuando se ha convertido en un valioso "sirviente", llevando quizás un potentado con toda dignidad, si bien manteniendo su magnífico paso de cabriola, con su crin volando al viento y la belleza de su naturaleza, pero haciendo algo constructivo en vez de sencillamente correr salvajemente por el campo. Lo mismo se aplica a los individuos: muchos de ellos están deseosos de lo que denominan "liberación". Les encantan los "campos de tréboles", les encantan los "sitios altos"; pero si van a ser parte de la Jerarquía Espiritual, tarde o temprano tendrán que someterse —¡NO A MI, sino al Poder Infinito de la Ley Cósmica que requiere emociones controla­das, mentes controladas, vehículos etéricos controlados y cuerpos de carne controlados! Eso es mero sentido común.

"Diario de El Puente a la Libertad - El Morya", Vol.2, cap.89, Serapis Bey Editores S.A. Panamá

 

Malta

"LA LUZ DE DIOS NUNCA FALLA"

contador de visitas

Grupo "YO SOY"
Heredia, Costa Rica
Tel. (506)7105-9507 - E-Mail: ascension@grupoyosoy.org
Derechos de Autor: La Gran Hermandad Blanca.
La Verdad contenida en esta página es para beneficio de la humanidad, divúlga su contenido con discernimiento.